Más paisajes increíbles entre pantanos y acantilados

Hofsnes Travel Blog

 › entry 5 of 7 › view all entries
En el remolque del tractor

 

El día anterior, el mal tiempo nos había jugado una mala pasada y acabamos por la noche con la ropa empapada por la lluvia de Jokullsarlon. Tuvimos que dormir con la calefacción de la cabaña puesta para que se secara la ropa que habíamos amontonado alrededor, y pasamos una noche como en una sauna.

 

Aquel día teníamos que intentar lo que no pudimos la tarde anterior; lo que incluía una visita a un promontorio para ver frailecillos, el viaje anfibio de jokullsarlon y las motonieves en el Vatnajökull. Pero de nuevo, de camino al puesto donde se cogían el cielo se volvió plomizo y empezó a llover, aunque no tanto como la tarde anterior.

 

Para ir a ver los frailecillos teniamos que contratar el viaje cerca de una granja, al final de un camino lleno de grava y charcos de la tarde anterior.

Nos habíamos retrasado en el camping y teníamos que darnos prisa porque veíamos ya un autobús esperando y no queriamos quedarnos en tierra por segunda vez, así que en cuanto llegamos, nos pusimos los chubasqueros y salimos a todo correr. Con las prisas tuve que decidir entre llevar el equipo de la canon o tirar sólo de olympus, y visto el chaparrón del día anterior, decidí dejar la canon en el coche.

 

En cuanto nos montamos en el tractor vi que había escogido mal, ya que el cielo enfrente nuestra parecía clarear… pero poco podía hacerse ya. Por suerte, la cámara de mi compañero Victor también tenía un zoom más que suficiente.

 

La excursión partía de una zona cercana a la ringroad y se adentraba en una zona pantanosa con rios bastante caudalosos, imposibles de vadear por un 4x4 normal. Por ello, toda la travesía se hacía ¡en tractor! Subidos en un remolque en la parte de atrás, fuimos pasando por los ríos mientras la llovizna iba desapareciendo poco a poco.

kilómetros de escoria volcanica

 

El paisaje que vimos entonces fue todavía más espectacular: kilómetros y kilómetros de sandur, aún mojados por la tormenta del día anterior, nos esperaban. A pesar de que no había ningún árbol a la vista, no pude evitar acordarme del Pantano de la Tristeza de La Historia Interminable; el lugar donde el joven Atreyu perdía a su caballo, Artax.

  

Kilómetros de la nada más negra y absoluta.

Dicen (y si buscáis por Flickr lo veréis) que cuando las nubes se retiran y sale el sol tras una tormenta, la superficie mojada del Leirur reluce como un espejo, y que uno tiene la impresión de estar caminando sobre las aguas, pero aquel día la luz era oscura y nebulosa. Un día perfecto para ambientar un cuento de Lovecraft.

 

 

La subida que veis en una foto es la que hicimos al peñon de Ingólfshöfdi, un acantilado cubierto de hierba que por su soledad está plagado de aves, principalmente frailecillos (puffins), alcatraces (gannets) y grandes págalos (skúas).

 

Nuestro guía resultó ser un joven islandés de acento muy marcado. Hablaba en inglés pronunciando mucho las ges y las erres, pero era muy sonriente y contaba muchas anecdotas curiosas y divertidas.

El monolito conmemorativo de Ingolf
Hablando de la fauna local que ibamos a ver, comentó que los skúas son muy agresivos y predadores, que se comen a los frailecillos (eso entendí) y puede atacar a los humanos si se acercan a su territorio. Nos dio un consejo que nos fue muy útil más adelante: los pájaros atacan siempre a la parte más alta del intruso, por lo que lo habitual es alzar el puño para que no te ataquen la cabeza. Como el grupo de visitantes estaba compuesto principalmente por alemanes arios y noruegos de dos metros, el guía nos dijo que los españoles estaríamos a salvo entre ellos (¡que salao!).

 

Aquí, nuestro guía nos contó la historia de Ingólfur Arnarson, el primer colono oficial de Islandia, que llegó a esta costa desde Noruega. Se supone que se alojaron inicialmente aquí, en torno al año 874.Así es como está narrado en el Libro del Asentamiento (Landnamabok), una suerte de libro sagrado para los islandeses que relata la historia de sus colonos. Bok, libro en islandés, tiene mucho parecido con el book inglés.

 

El monolito fue inaugurado en 1974 para celebrar esa llegada, y la inscripción reza “Ingólfur tomó tierra en lo que hoy es llamado Ingólfshöfði.

Un frailecillo!
” Aquí también pueden verse similitudes entre inglés, alemán e islandés.

 

Nuestro guía nos contó dos leyendas: la primera, que (según él, o lo que yo entendí), Ingólfur traía unos esclavos irlandeses que mandó a explorar el nuevo país. Estos irlandeses informaron de una bahía humeante al oeste con temperaturas más calidas. Ahí establecieron, años después, la que sería capital de islandia manteniendo ese mismo nombre: Reykjavik.

 

La segunda leyenda, más inquietante, cuenta que estos parajes estaban cubiertos de una pradera verde y amplios bosques, donde los pescadores crearon comunidades que zarpaban dede las costas que teníamos a nuestros pies, hasta que una erupción provocó una riada brutal que devastó la zona y la cubrió con la masa negra de sandur que hemos atravesado. Pueblos, bosques y praderas desaparecieron para siempre. He estado buscando en internet, pero no he conseguido encontrar ninguna referencia a este suceso, pero si fuera verdad, es impresionante.

  

La visita fue muy chula, y al ser un grupo muy reducido la disfrutamos un montón. A la vuelta ya salía el sol, pero hacía demasiado viento como para ver el efecto espejo sobre el sandur.

 

Join TravBuddy to leave comments, meet new friends and share travel tips!
En el remolque del tractor
En el remolque del tractor
kilómetros de escoria volcanica
kilómetros de escoria volcanica
El monolito conmemorativo de Ingolf
El monolito conmemorativo de Ingolf
Un frailecillo!
Un frailecillo!
A punto de entrar en el Sandur
A punto de entrar en el Sandur
Las huellas del sandur
Las huellas del sandur
Un Págalo o Skúa
Un Págalo o Skúa
Otro Págalo
Otro Págalo
La playa de sandur
La playa de sandur
Nuestro guia con el catalejo
Nuestro guia con el catalejo
El refugio de los frailecillos
El refugio de los frailecillos
Frailecillo en accion!
Frailecillo en accion!
El sandur con algo de sol y mucho …
El sandur con algo de sol y mucho…
Hofsnes
photo by: Gandul