EuropeIcelandVik

Cruzando Landmannalaugar por el interior hasta Vik

Vik Travel Blog

 › entry 11 of 11 › view all entries
El camino era como una montaña rusa de grava

El camino de salida que escogimos es mucho más abrupto y desierto. Nos cruzamos con apenas tres coches en todo el recorrido y había varios vadeos. Más que la dificultad del recorrido, lo que más inquietaba era la soledad del mismo. Lo iniciamos hacia las 20:30 y temíamos que ante cualquier eventualidad, tardaríamos en cruzarnos con algún viajero.

 

Con todo, los paisajes eran aún más espectaculares, con unos verdes eléctricos como nunca había visto. En algunas zonas, el curso de los riachuelos había hecho crecer en las riberas una variedad de musgo tan verde que parecía que los ríos estaban formados por residuos radiactivos. Otra cosa impactante del camino eran las subidas y bajadas de los caminos, tan pronunciadas que parecía una montaña rusa en mitad de la nada.

  

Después de un duro viaje, la Isla nos recompensó con la primera vista de caballos islandeses en libertad. Los caballos islandeses son más bajos y rechonchos que los normales, y hay miriadas de ellos por toda la isla. Parecen muy dóciles, sobre todo los del sur, ya que en seguida se acercan a las vallas a saludarte. Es muy fácil encontrar por todo el sur coches parados de turistas que quieren acercarse a los caballos, hacerse fotos con ellos y acariciarlos. Para no ser menos, nosotros aprovechamos para hacer lo propio en las cercanías de una granja.

  

El camino hacia Vík estuvo marcado por la tensión de cruzarnos con la policía islandesa.

El curioso acantilado de Dyrholaey
Ahora me parece una tontería, pero en aquel momento conducía sin la matrícula delantera, y yo no era el conductor que habíamos contratado con los de alquiler, así que temíamos que nos pararan para decirnos lo de la matrícula, descubrieran que yo no era el conductor acreditaron y nos clavaran una multa volcánica. La policía pasó de nosotros y cambiamos de conductor en cuanto pudimos.

 

Cruzamos Vík esperando llegar a ver los monolítos desde su playa negra, pero las vistas desde este lado no son recomendables, así que giramos hacia el otro lado del acantilado Reynisfjall. Por entre medias comprobamos que Vík es parecido a la Cicely de Doctor en Alaska, con casas desperdigadas y una iglesia en lo alto de un penacho al fondo.

 

Al otro lado del Reynisfjall, la vista de los monolitos de Reynisdrangur era maravillosa, con la luz del anochecer incidiendo directamente sobre ellos. Según las leyendas locales los tres gigantes rocosos eran sendos trolls que quedaron petrificados cuando llegó la luz del sol.

Join TravBuddy to leave comments, meet new friends and share travel tips!
El camino era como una montaña ru…
El camino era como una montaña r…
El curioso acantilado de Dyrholaey
El curioso acantilado de Dyrholaey
Saliendo de landmannalaugar vimos …
Saliendo de landmannalaugar vimos…
Los primeros caballos islandeses q…
Los primeros caballos islandeses …
El pueblo de Vik, como Cicely en N…
El pueblo de Vik, como Cicely en …
La playa negra de vik
La playa negra de vik
El acantilado Reynisfjall, tras el…
El acantilado Reynisfjall, tras e…
Los trolls cerca de Vik (los del m…
Los trolls cerca de Vik (los del …
2,297 km (1,427 miles) traveled
Sponsored Links
Vik
photo by: Vikram