01 de Agosto: Parada relámpago en Londres

London Travel Blog

 › entry 1 of 11 › view all entries

Lo malo que tienen los viajes low cost es que sales a horas intempestivas y tienes que hacer muchas horas de espera en otros aeropuertos. Lo bueno es que, a veces, esas horas de espera te permiten visitar una ciudad que no entraba dentro del planning inicial del viaje, como Londres.

 

Ibamos a estar 6 horas en el aeropuerto de Gatwick, esperando enlazar con nuestro avion de Icelandair a Reykjávik, así que decidimos aprovechar el tiempo muerto para visitar brevemente Londres.

 

La idea era dejar las maletas en la consigna del aeropuerto, pero nos timaron: la única consigna visible en el aeropuerto era la de una empresa de vigilancia de maletas que te cobraba 12 libras por guardarte la bolsa durante 6 horas.

Con la maleta a cuestas, cogimos el tren que te lleva al centro de Londres.

 

 

Salimos del metro a los pies del Big Ben, que nos recibió con una fría llovizna junto al Támesis. Pudimos ver las casas del parlamento y el exterior de la abadía de Westminster y sus gárgolas. Luego nos orientamos lo justo para llegar hasta Trafalgar, donde la estatua del almirante Nelson y sus fuentes nos recibieron con más lluvia británica.

 

 

De allí nos montamos de nuevo en el Tube, para llegar a tiempo para cruzar los arcos de seguridad del aeropuerto y encontrar la primera muestra de excentricidad islandesa: mientras nos tomábamos una pinta en el aeropuerto, mirábamos el panel de información y vimos como nuestro vuelo pasaba de estar “on-time” a “boarding” a “last call” a “closed” en poco más de cinco minutos.

Acabamos la cerveza de un trago y salimos escopetados por los pasillos, juntándonos con otros turistas españoles con la misma cara de estupor. Cuando llegamos al avión descubrimos que todos los pasajeros estaban ya sentados antes de tiempo y habían decidido “acelerar” los mensajes de embarque para que el resto de pasajeros subieran ya. Salimos con 15 minutos de antelación. Están locos estos islandeses.

 

El coche lo alquilamos en Geysir, una web que nos dio mucha seguridad y coches baratos. Terminamos por coger un Mitsubishi Pajero (llamado en España Montero). Lo recogimos al llegar, a pesar de que llegamos en torno a la 1:00 de la mañana. El del puesto de Geysir era muy amable y nos guió hasta nuestro alojamiento de ese día en la guesthouse de Keflavik. Todo un gesto, porque de no haber sido por él jamás hubieramos desentrañado la maraña de carreteras que conducían al sitio.

montecarlostar says:
Buen blog. Sé lo que dices de esos vuelos low cost que salen a las 5 de la mañana y te dejan como 6 hrs de conexión. Yo tomé uno parecido en mi reciente viaje, pero lo dejé con 12 hrs de conexión en la ciudad de México, para tener tiempo de salir. Y ahí está la ventaja de Travbuddy, tengo un amigo allá que me llevó a recorrer la ciudad y además me cuidó las maletas en su auto. ¡Es cierto que los del aeropuerto son unos abusones con los precios!

Por último, que cómico lo que les hicieron los de la aerolínea, ¡han de haber pasado tremendo susto! Jajajaja, a mí me hacen eso y los demando por daño psicológico, jajaja bromeo.
Posted on: Aug 29, 2009
Join TravBuddy to leave comments, meet new friends and share travel tips!
London
photo by: ulysses