Helsinki: Modernidad a orillas del Baltico

Helsinki Travel Blog

 › entry 3 of 7 › view all entries
Juli√°n y yo en la habitaci√≥n del Eurohostel, donde nos alojamos en Helsinki. Mi sonrisa es m√°s falsa que Judas ya que estaba acord√°ndome de los ga√Īanes que me hab√≠an extraviado la maleta.


La alarma del móvil de Julián chirrió en nuestros oídos como si nos despertara una orquesta de Elefantes. Me entraron ganas de estamparlo contra la pared o contra el mostrador de Spanair o del que fuera responsable del desastre que me habían organizado con la pérdida de mi equipaje. Porque fue abrir los ojos y observar la oscuridad y silencio de la calle y recordar que toda mi ropa podía estar en Frankfurt, Madrid, Estambul o Tegucigalpa…

 

Menos mal que se salvó la cámara de fotos por llevarla en la mochila, porque sino hubiera sido ya tremendo. Otra parte positiva es que desalojé la habitación en un instante. Ni no hay nada que recoger…está claro que debe ser así.

Katajanokka, el islote que no sólo tiene viviendas sino la mayor terminal de ferries de la ciudad
Juli no sab√≠a c√≥mo animarme porque entend√≠a perfectamente que lo que me hab√≠a pasado era una putada (con perd√≥n, pero no se me ocurre otra palabra). Bajamos a recepci√≥n donde preguntamos al encargado si por casualidad hab√≠a llegado alguna maleta por la noche. Desafortunadamente no era as√≠ por lo que sin m√°s pre√°mbulos me dispuse a llamar al n√ļmero de tel√©fono que me hab√≠an dado para preguntar en el propio Aeropuerto de Vantaa si se sab√≠a algo nuevo. As√≠ que comenc√© a hacer uso de mi ingl√©s para comunicarme con la se√Īorita estaba al cargo de las reclamaciones de equipajes perdidos. Una vez le di el n√ļmero de referencia me solt√≥ una frase tan clara como descorazonadora: ‚ÄúWe have NO INFORMATION‚ÄĚ y me asegur√≥ que en tuvieran alguna noticia nueva me lo har√≠an saber. Mi gesto se qued√≥ torcido y quejoso por la situaci√≥n pero a falta de 11 horas para coger el tren a Rovaniemi, consideraba que hab√≠a tiempo para que las cosas se solucionaran.
La oscuridad de la ma√Īana en Helsinki no echa para atr√°s a que la gente haga su vida normal. Al fondo se puede atisbar la Catedral Ortodoxa de Uspenski
Así que me tocó hacer de tripas corazón y aprovechar mi estancia en Helsinki para verla como si nada hubiera pasado. Todo podía quedar en un susto y no me hubiera perdonado no patearme la capital finlandesa como teníamos previsto desde septiembre.

 

Por tanto salimos del Eurohostel y comenzamos a caminar por la fr√≠a, oscura y silenciosa Linnankatu (Katu significa calle en fin√©s) situada en la Isla de Katajanokka, donde se ubican la mayor√≠a de empresas de ferries y los negociados relacionados con la Industria Naval. A pesar de sobrepasar las nueve de la ma√Īana apenas hab√≠a luz en el cielo, y es que ya se sabe lo que pasa en los pa√≠ses n√≥rdicos en invierno. Las horas de sol son m√°s bien escasas, y en el norte m√°s a√ļn. Si vais a venir a Helsinki y quer√©is saber la duraci√≥n del d√≠a y la noche os recomiendo que hag√°is clic sobre este Calendario solar perpetuo de la capital finlandesa.

La Catedral Ortodoxa de Uspenski es de clara influencia rusa. De ladrillo rojo y c√ļpulas con forma de cebolla, al igual que las muchas que se pueden ver en Mosc√ļ.
Nosotros ya hab√≠amos calculado que la salida del sol ese d√≠a ser√≠a a las 09:05 de la ma√Īana y que se pondr√≠a a las 15:16.

La temperatura no era demasiado fr√≠a (8¬ļ), pero la sensaci√≥n t√©rmica era mucho m√°s baja debido al viento y a la proximidad del puerto. Digamos que es un fr√≠o h√ļmedo de ese que te cala los huesos. Pero tampoco pod√≠amos quejarnos ya que lo normal en esta √©poca es que estuvi√©ramos a bajo cero. Ah√≠ si que se debe pasar mal. Helsinki es una de las capitales del fr√≠o por excelencia‚Ķ

 

Apenas dados unos pasos por Katajanokka y ya adentrados en Kanavakatu nos dimos cuenta de c√≥mo deb√≠a ser el estilo arquitect√≥nico de la ciudad. Una mezcla de funcionalidad y de dise√Īo. Moderno pero sin estridencias. √Čramos conscientes de que Helsinki es una mezcla bastante interesante de neoclasicismo del XIX (Sobre todo en el centro hist√≥rico), de dise√Īo modernista de principios del XX, de funcionalidad y estilo puramente sovi√©tico (influencias de cuando fue parte de Rusia) y de alguna de las grandes ciudades escandinavas.

La Catedral de Uspenski se sit√ļa al principio de Katajanokka y muy pr√≥xima al Puerto y a la Plaza del Mercado de Helsinki
Helsinki (También llamada Helsinforgs en sueco, que es muy hablado allí) tiene esa amalgama de tendencias y estilos, incluso de comportamientos, debido a su corta (Menos de cinco siglos) pero ajetreada historia, al igual que el país en general. No hay que olvidar que Finlandia ha pertenecido o a Suecia o a Rusia hasta hace menos de un siglo. Por ello es normal que se haya empapado de ambas culturas y formas de vida.

 

La ciudad de Helsinki fue fundada en 1550 por el Rey sueco Gustavo Vasa con objeto de crear un puerto comercial que rivalizara con Tallin, la principal localidad mercantil del Báltico en la época. Su crecimiento e influencia fue menor de lo pensado y no gozó de un gran esplendor precisamente. Pero en la época de anexión a Rusia, el Zar correspondiente la nombró capital en 1812 (la anterior era Turku) debido a su proximidad a San Petersburgo, a su situación estratégica en el Báltico y también por la existencia de la Fortaleza de la Isla de Suomenlinna (creada por los suecos siglos antes) que podía servir de un perfecto bastión defensivo.

Preciosa panorámica del casco histórico de la capital finlandesa, que como podéis ver, estaba engalanada con banderas. Al fondo, de color blanco se vislumbra la preciosa Catedral Luterana que reina sobre la ciudad

A partir de este mismo momento Helsinki vio aumentar su poblaci√≥n, y por tanto su crecimiento de forma ininterrumpida. Ya independiente (desde 1917) sufri√≥ un par√≥n brusco debido a los bombardeos rusos en la II Guerra Mundial (ya que se ali√≥ con la Alemania Nazi). Una vez se restableci√≥ la paz, volvi√≥ a tener un crecimiento y una prosperidad cada vez mayores. Incluso en 1952 acogi√≥ unos Juegos Ol√≠mpicos, que la trasladaron a√ļn m√°s si cabe al panorama internacional (en su caso es siempre m√°s complicado por su situaci√≥n geogr√°fica). Por ello a√ļn hay muchos ejemplos de dichos JJOO repartidos por toda la ciudad siendo el m√°s conocido el Estadio de F√ļtbol, que tiene una torre desde la cual se puede divisar toda la ciudad. Y no fue ese el √ļnico evento organizado en esta ciudad, sino que desde ese momento ha sido cada vez m√°s veces nombrada como sede de acontecimientos deportivos, pol√≠ticos o culturales de importancia.

El viento y la oscuridad no dejaban sacar buenas fotos. Y m√°s si se pone el zopenco este (o sea yo) delante...

 

En resumen, Finlandia en general y Helsinki en particular han recibido influencias por parte de varios frentes y eso se nota desde un primer momento. En la ciudad, por ejemplo, lo m√°s representativo de la √©poca sueca es obviamente Suomenlinna. Tambi√©n es muy visible la √©poca en que fue nombrada capital cuando Engel redise√Ī√≥ sus zonas m√°s nobles con un neoclasicismo puro siendo el mejor ejemplo la Plaza del Senado. Y del per√≠odo ruso no hay m√°s que ver algunas calles sobrias y funcionales que parecen salidas del mism√≠simo Mosc√ļ, por no hablar de la Catedral Ortodoxa de Uspenski coronada por c√ļpulas doradas en forma de cebolla tal y como podemos ver en muchos de los templos religiosos ubicados en el Kremlin. De principios del XX tambi√©n emergen una serie de calles y construcciones de estilo propio finland√©s a caballo entre la sobriedad y el Art Nouveau en las cuales dominan los colores pastel y algunas l√≠neas vanguardistas que dan un toque de sencillez y elegancia al mismo tiempo.

Ese Julián de moda, que a pesar de su seriedad en la foto, disfrutó como el que más del viaje a Finlandia. Es un crack este chaval!!
 

 

Volviendo a nuestros primeros pasos por las calles de la capital en que la luz no era suficiente ni para obtener fotograf√≠as medianamente decentes, dejamos pasar un par de tranv√≠as verdes (Katajanokka y el centro est√° comunicado por los tranv√≠as 4 y 4T) antes de ver el primer monumento de importancia en nuestro itinerario de la jornada. √Čste no es otro que la ya mencionada Catedral Ortodoxa de Uspenski que queda entre el propio islote y el puerto principal. Su fachada de ladrillo rojo y las 13 c√ļpulas doradas delatan su origen en el per√≠odo ruso. Constru√≠da en 1868 por Aleksei Gornostayev es la sede de la Iglesia ortodoxa en el pa√≠s n√≥rdico e incluso presume de tener el mayor tama√Īo en templos de este tipo de religi√≥n cristiana.

Bonita foto una vez más de la Catedral Ortodoxa Uspenski tomada desde las cercanías de la Plaza del Mercado

Cuando nosotros llegamos estaban en plena celebraci√≥n lit√ļrgica. Se me olvid√≥ decir que el d√≠a 6 de diciembre all√≠ es el D√≠a de la Independencia y se llevan a cabo muchos actos pol√≠ticos, sociales y religiosos en toda la ciudad, la cual estaba engalanada con la bandera finlandesa de colores blanco y azul. As√≠ que no pudimos entrar a Uspenski y para observar su interior nos asomamos por una cristalera desde donde seguimos con inter√©s el rito ortodoxo, que difiere un tanto de lo que estamos acostumbrados a ver en el catolicismo. Los templos ortodoxos se distinguen de los otros en que en su interior la decoraci√≥n es puramente iconogr√°fica (im√°genes) y por ello hay una ausencia total de toda talla o escultura. El culto a los iconos es una de las caracter√≠sticas m√°s notorias de los devotos ortodoxos. Aunque no son los √ļnicos cristianos que veneran a esas im√°genes tan llenas de simbolog√≠a.

En la Plaza del Mercado normalmente suele haber un gran...mercado (obviamente) Ese día no estaba abierto porque era festivo. Celebraban el Día de la Independencia de Finlandia.
Me viene a la mente la vez en que entr√© a una iglesia copta en la capital de Egipto, El Cairo. All√≠ la gente besaba y tocaba las decenas im√°genes que decoraban sus oscuras paredes. √Čstas tambi√©n son muy t√≠picas del arte bizantino, del que ha bebido durante siglos la arquitectura e iconograf√≠a ortodoxa.

Julián y yo aguantamos un ratillo dentro para resguardarnos del frío y el viento, que a esa hora se hacían notar. Yo que pensaba que la brisa marina hacía aumentar la suavidad del ambiente y allí me encuentro que lo que hace es empeorarlo.

 

Una vez fuera y despu√©s de sacar algunas fotograf√≠as de su fachada bermeja rodeamos el edificio hasta llegar a una balconada desde la cual se ve√≠a a media distancia la ‚Äúzona noble‚ÄĚ de la ciudad que parte de la Plaza del Senado (Senaatintori) y que est√° coronada por la Catedral Luterana de color blanco y c√ļpula verde, s√≠mbolo de la ciudad de Helsinki.

Alrededor de la Plaza del Mercado comienza la hilera de edificios oficiales. Detrás del obelisco se encuentra la Embajada de Suecia, pero en las cercanías uno puede ver el Palacio Presidencial, el Ayuntamiento y otros más...
Pero esa parte la dejamos para luego porque tras Uspenski tocaba ir a otro de los lugares se√Īalados con una X en todo itinerario por la capital finesa: La Plaza del Mercado (en finland√©s Kauppatori).

Tambi√©n conocida como Mercado de Pescado, la Plaza del Mercado se sit√ļa en el mismo puerto, al sur de Senaatintori y aunque lo encontramos vac√≠o, suele ser uno de los lugares con m√°s movimiento de la ciudad. Normalmente se agolpan los tenderetes que ofrecen a los visitantes todo tipo de productos. Pero ese d√≠a, al ser Fiesta Nacional, estaba empezando a ser ocupado por la Polic√≠a que salvaguardaba los edificios adyacentes, ya que all√≠ mismo se encuentra el Palacio Presidencial adem√°s de otros edificios oficiales caracterizados por los colores frescos y por un estilo neocl√°sico en absoluto recargado como estamos acostumbrados a ver en otras capitales europeas.

Ahí está el estilo Neoclásico al que me refería.
En Helsinki m√°s que barroquismo o g√≥tico recargado encontramos sobriedad y sencillez, pero sin descuidar la elegancia en ning√ļn momento.

Pr√≥ximo a Kauppatori se puede visitar tambi√©n el edificio conocido El Viejo Mercado, ya que anta√Īo ejerc√≠a esta labor, y que actualmente sirve viandas a los turistas y finlandeses sin problemas en su econom√≠a familiar.

 

Desde esa zona se obtiene una bonita panorámica de la ciudad. Para mí lo mejor está ahí y en la Plaza del Senado. Luego hay otros lugares secundarios pero también indispensables en toda visita a la ciudad, pero de ellos hablaré más adelante.

 

Juli√°n y yo subimos por una calle (Sofiankatu ) que daba a parar a la mil veces mencionada Plaza del Senado y que ten√≠a decoraci√≥n navide√Īa en forma de luces.

El Mercado Viejo.
Aqu√≠ la Navidad se celebra mucho pero las calles y avenidas no est√°n demasiado recargadas como estamos acostumbrados en otras ciudades europeas como por ejemplo Madrid, donde el gasto en luces debe hacer frotar las manos a la Industria el√©ctrica espa√Īola. Muchas veces la sencillez supera en belleza a la fastuosidad. Y en Helsinki hay m√°s de lo primero que de lo segundo, sin ninguna duda.

En la calle de la que estoy hablando  se encuentra el ‚ÄúMuseo de la ciudad‚ÄĚ que muestra a sus visitantes algunas curiosidades de la Helsinki de anta√Īo (decoraci√≥n y mobiliario de los √ļltimos tres siglos). Unos metros m√°s hacia delante queda una de las viejas cabinas verdes de madera que a√ļn est√° en funcionamiento. Juli√°n y yo nos fotografiamos en plan ‚ÄúEncarna y las empanadillas de M√≥stoles‚ÄĚ.

Extra√Īas tortugas de ¬Ņ¬Ņdecoraci√≥n?? que se encuentran por la ciudad.
√Čsta payasada fue la antesala a nuestra entrada a la zona noble de la ciudad en que se respira solemnidad por los cuatro costados. La Plaza del Senado es quiz√°  la parte que m√°s puede asemejarse a Centro Europa, exceptuando la blanqu√≠sima Catedral luterana, que es parecida al Sacre Coeur de Par√≠s pero de mayor tama√Īo y sobriedad.  


Esta Plaza neocl√°sica estilo ‚ÄúSan Petersburgo‚ÄĚ fue ideada por el arquitecto alem√°n Engel, por encargo del Zar de Rusia quien se encarg√≥ de la construcci√≥n de la Catedral Luterana (Tuomiokirkko), del Consejo de Estado y de la Universidad (√©stas √ļltimas son algo similares).

El frío viento me calaba los huesos...
Otros edificios como la Biblioteca Universitaria (de color amarillo) o el Antiguo Ayuntamiento ayudan a hacer de √©ste un lugar quasi-oficial. La estatua de Alejandro II erigida en el mismo centro, recuerda a los visitantes el pasado ruso de la ciudad. Seg√ļn he podido leer en algunos libros y webs, m√°s de una vez han utilizado este lugar para rodar ‚Äúescenas de pel√≠cula‚ÄĚ ambientadas en Rusia.

 

Tras las fotos de rigor subimos la vasta escalinata hasta llegar a las puertas de la Catedral, símbolo arquitectónico de Helsinki, y que en ese momento también estaba cerrada por estarse celebrando la liturgia en la misma. Decidimos por tanto, marchar desde allí hacia la calle Aleksanterinkatu y volver más tarde por si había más suerte y poder visitar su interior.

La Estatua de la Sirena Havis Amanda es todo un símbolo en Helsinki. Es este caso nos la encontramos con una camiseta puesta. Quizá para que no se hiele...

 

Aleksanterinkatu, nombre de la calle puesto en honor al Zar Alejandro II, es la v√≠a comercial m√°s importante de Helsinki y en la misma se agolpan las tiendas de nivel, algunos restaurantes y pubs, adem√°s de los Grandes Almacenes Stockmann. Salvando las distancias ser√≠a como la Calle Preciados de Madrid pero con tranv√≠a y un mayor grado de tranquilidad. En Finlandia raras veces ver√°s tal cantidad de muchedumbre y ruido. Bueno, raras veces no‚Ķ La palabra exacta es ‚ÄúNunca‚ÄĚ. Porque esa es otra de las cosas que captamos r√°pidamente de la poblaci√≥n finlandesa, su comportamiento silencioso y calmado. La gente va muy ‚Äúa su bola‚ÄĚ y no interact√ļa demasiado con el ambiente (excepto a la noche, con unos copazos de m√°s). Quiz√° son algo reservados, pero una vez que hablas con ellos se muestran mucho m√°s simp√°ticos y amables.

Ese Juli abrazando a una foca. Espero que no sea una premonición...
Son también extremadamente educados y cautelosos por lo que puede llegar a ser un placer pasear por la calle sin escuchar gritos o sin ver malas maneras.

En Aleksanterinkatu volv√≠ a llamar al Aeropuerto para ver si se sab√≠a algo de mi maleta pero de nuevo se repiti√≥ la preocupante cantinela de ‚ÄúWe have no information‚ÄĚ. Me pidieron un par de horas para ver si se solucionaba el tema, pero obviamente no me aseguraron que la empresa se desarrollara con √©xito.

 

Subimos la calle y tras pasar los Almacenes Stockmann y divisar uno de las obras escult√≥ricas t√≠picas de la ciudad ‚ÄúLos tres herreros‚ÄĚ (en pelotas con el fr√≠o que hace‚Ķ) nos sentamos a tomar un chocolatito caliente en un bar llamado ‚ÄúIguana‚ÄĚ en plena calle Mannerheimintie, que cruza Helsinki en eje noroeste-sureste y que es quiz√° la arteria principal.

Boca a boca con la foca
En dicho bar aprovech√© para llamar a mis padres por si hab√≠a alguna noticia nueva. Ped√≠ que recurrieran a mi t√≠o Carlos, que trabajaba en el Aeropuerto de Barajas, quien, de seguro, sab√≠a qu√© hacer y c√≥mo actuar en estos casos. Hab√≠a que ir moviendo hilos porque las horas pasaban y cada vez ve√≠a m√°s cerca mi triste imagen en Laponia con zapatos y sin abrigo alguno. Mi estado an√≠mico estaba, por una parte disfrutando de un bonito y detallado recorrido por la ciudad de Helsinki con un gran amigo como Juli√°n, pero por otra me sent√≠a tremendamente fastidiado por todo lo que estaba pasando y ‚Äúpod√≠a pasar‚ÄĚ. Tratad de poneros en mi situaci√≥n. Imaginad que vais a Finlandia, al norte a la nieve, y os encontr√°is con lo puesto. Es para cabrear a cualquiera, ¬Ņverdad?

 

El chocolate caliente provocó el efecto requerido y nos dejó calentitos durante un rato en el que aprovechamos para seguir paseando por la tranquila capital de Finlandia.

Aqu√≠ vemos a Juli√°n otra vez en una calljuela que da a la Plaza del Senado, decorada con adornos navide√Īos. Que alguno aprenda. Se puede decorar sin desfasar!!
Llegamos a otro de los ‚Äúpuntos clave‚ÄĚ de la ciudad, que no es otro el Parque Esplanadi, donde en verano la gente suele tumbarse en la hierba a comer mientras escucha m√ļsica de ambiente. Haciendo comparativa con Madrid una vez m√°s podr√≠a decir que es un estilo ‚ÄúPaseo de Recoletos‚ÄĚ pero much√≠simo m√°s corto que √©ste. Las tiendas y restaurantes en ambas calles laterales (ya que el parque queda en medio) est√°n hechas para los m√°s adinerados. Incluso tiene su propio ‚ÄúCaf√© Gij√≥n‚ÄĚ cuyo nombre es Kappeli, que lleva funcionando desde 1867 y ha servido de lugar de encuentro a la flor y nata de la sociedad finlandesa.

 

Lo siguiente en visitar fue la ‚ÄúIglesia antigua‚ÄĚ (en este caso cat√≥lica), que no llega a ser ni la mitad de bonita que las otras.

Bonita calle
En su interior tambi√©n se estaba celebrando la ceremonia religiosa pero en este caso s√≠ que pudimos entrar y comprobar que su interior no deja de ser normal tirando a ‚Äúflojillo‚ÄĚ. No le dedicamos mucho tiempo y mientras estuve hablando con mi hermana por el m√≥vil (ejerciendo de abogada y dici√©ndome que guardara todas las facturas‚Ķ) aparecimos en otro parque cercano a la misma en el que hab√≠a varios s√≠mbolos de ‚ÄúCa√≠dos‚ÄĚ en la Guerra e incluso algunas l√°pidas emergentes del verde jard√≠n, acompa√Īados en este caso de un precioso templo religioso de color blanco.

 

Las calles de Helsinki estaban casi vac√≠as y este dato es directamente proporcional al n√ļmero de tiendas y restaurantes abiertos. El ‚ÄúIndependence Day‚ÄĚ parece que all√≠ se toma muy a pecho y son pocos los lugares en los que se trabaje ese d√≠a.

Bonita foto de la Catedral Luterana entre luces navide√Īas.
Caminamos pues entre banderas blanquiazules por algunas de largas calles hasta llegar de nuevo a Mannerheimintie y tirar en direcci√≥n noroeste para llegar a otros puntos que bien podr√≠an estar en cualquier ciudad rusa. Estoy hablando del Parlamento y alrededores, donde la geometr√≠a, el colosalismo y la frialdad son sus caracter√≠sticas m√°s destacadas. Realizamos una foto a la estatua ecuestre de Mannerheim (uno de los personajes hist√≥ricos finlandeses) con el edificio institucional de fondo y de seguro que ser√≠a √ļtil para esos rodajes ‚Äúsobre Rusia‚ÄĚ de los que os habl√© antes.

 

El Parlamento (Mannerheimintie 30), se presenta ante los ojos del visitante con una imponente columnata y una empinada escalera. Esta obra proyectada por Siren fue levantada a finales de los a√Īos veinte y est√° muy pr√≥xima al Museo Nacional, de m√°s bella factura que √©ste y cuya estructura arquitect√≥nica representa la ‚ÄúEra Rom√°ntica finesa‚ÄĚ.

Original y genuina cabina telefónica de Helsinki.
A nosotros de lejos nos pareció una iglesia con torreón-campanario alto. Así que si la veis no os llevéis a confusión. Sus salas muestran la Finlandia más histórica (de la Prehistoria a la vida en los cincuenta) de martes a domingo (consultar horarios). Si se va con tiempo (no como nosotros) puede ser interesante realizar una visita. Pero como mínimo recomendamos pasearse por su exterior para disfrutar de uno de los edificios más bellos de toda Finlandia.

 

En la misma calle queda el KIASMA, nombre que recibe el Museo de Arte contempor√°neo y cuyo dise√Īo hace honor a la vanguardia y modernidad de su contenido.

La Catedral Luterana y la Estatua del Zar Alejandro II centran la majestuosa y elegante Plaza del Senado
Apenas lleva 8 a√Īos abierto y esta creaci√≥n del arquitecto Steven Holl se ha convertido en referencia en lo que a tendencias art√≠sticas futuristas se refiere. Es una mezcla extra√Īa entre la geometr√≠a y las curvas, entre los cristales y el hormig√≥n.

S√© que cada uno tiene sus gustos, pero a m√≠ la verdad que no me van ese tipo de construcciones. Llamadme cl√°sico o carca, pero me quedo con la arquitectura, escultura y pintura anteriores al siglo XX. No logro ver ‚Äúla belleza‚ÄĚ a las creaciones modernas en las cuales suele reflejarse en mi √°nimo un goce est√©tico por debajo de cero.

Uno de los √≠dolos arquitect√≥nicos de los finlandeses es Alvar Aalto, que realiza tambi√©n este tipo de dise√Īos vanguardistas, por lo que se ve que en este pa√≠s gusta y mucho el Arte Moderno.

Aquí me tenéis con la Catedral Luterana y la alta escalinata de fondo
Lo dicho, no me va demasiado pero respeto totalmente los gustos y aficiones de los dem√°s.

 

El hambre apremiaba y a pesar de no llegar a las dos de la tarde, el nublado cielo comenzaba a oscurecer de manera alarmante, presagiando la ca√≠da de la noche. Con motivo del ‚Äúahorrar gastos‚ÄĚ y ‚Äúquedarnos llenos‚ÄĚ buscamos un sitio de comida r√°pida. Supongo que forma parte de la Ley del Viajero Independiente o Mochilero que no puede permitirse Restaurantes caros. As√≠ que ojo todos los que pertenec√©is a dichas categor√≠as que esto os interesa que os voy a hacer una recomendaci√≥n que puede suplir el hambre y asegurar el ahorro:

 

Apuntad este nombre con letras de oro en vuestras guías o apuntes previos a un viaje a Finlandia: GOLDEN RAX PIZZABUFFET

 

Esta cadena de comida r√°pida est√° presente en las principales ciudades finlandesas (Helsinki, Tampere, Rovaniemi, Oulu, Turku, Kuopio, etc‚Ķ) y por 8 euros ofrece a sus clientes un buffet consistente en Pizza, Pasta (triunfa la lasa√Īa), alitas de pollo, alb√≥ndigas, aros de cebolla y ensaladas.

Uno de los edificios neocl√°sicos dise√Īados por Engel que se encuentran en la Plaza del Senado, el coraz√≥n de Helsinki
Y no hay suplemento por la bebida, por lo que puedes recargar tu vaso con tu refresco favorito. En lo √ļnico que hay que pagar m√°s es si eliges poder tomar helado, pero luego la m√°quina anda ah√≠ sola la pobre esperando ser utilizada‚Ķ Tambi√©n uno puede tomarse infusiones, caf√©s, chocolate‚Ķ por lo que el est√≥mago puede acabar siendo una bomba de relojer√≠a.

En nuestro caso fuimos a este Restaurante de Fast Food tan peculiar tanto en Helsinki como en Rovaniemi (2 veces). El que nos afecta ahora, se encuentra muy pr√≥ximo a la Estaci√≥n de Trenes, en la esquina que une Mikonkatu con Yliopistonkatu. Pero no es el √ļnico en la ciudad por lo que pod√©is ver las direcciones en que est√° presente pinchando aqu√≠. 

 

La verdad es que nos pusimos las botas tanto Juli√°n como yo.

Una japonesita nos hizo esta foto. Al tirarla no la dijimos "Pa-ta-ta". Tampoco comentaré lo que le soltamos por eso del horario infantil...
√Čl se aficion√≥ sobre todo a las albondiguillas y yo a las alitas de pollo. L√°stima que no llev√°ramos tuppers porque si no hubi√©ramos arrasado el local.
Pero Golden Rax Pizzabuffet fue algo m√°s que un lugar para comer. Me estoy refiriendo a que fue all√≠ donde recib√≠ una de las llamadas m√°s esperadas. Fue de mi padre, a quien mi t√≠o Carlos le coment√≥ que le hab√≠an comunicado que mi maleta se encontraba en el Aeropuerto de Helsinki. Pegu√© un salto de alegr√≠a, di un golpe a la mesa con pu√Īo cerrado y choqu√© con Juli√°n por el fin de la pesadilla. Llam√© al n√ļmero del Aeropuerto y me confirmaron la noticia, adelantando adem√°s el env√≠o del equipaje al Eurohostel antes de las cuatro de la tarde. ¬°Dios! ¬°Qu√© peso de encima me acababa de quitar! (y no hablo del que me estaba ocasionando tanta comida r√°pida). Al final, como yo estaba esperando desde la noche de autos, todo hab√≠a quedado en un susto y el show deb√≠a continuar‚Ķ Queda mejor c√≥mo lo dice Freddie Mercury (Queen)‚ĶSHOW MUST GO ON!!

El nublado y oscuro atardecer (a la hora de la comida) se tornó en mi cabeza en soleado y luminoso.

Sentado en la Escalinata tal como es tradición en Helsinki
Sigamos visitando la limpia, silenciosa y elegante ciudad de Helsinki…

 

Me centrar√© ahora en la Plaza en que se ubica la Estaci√≥n de Trenes, la cual recibe el complicado nombre de Rautatientori, y que es otro punto neur√°lgico de la capital, lleno de vida y rodeado de diferentes estilos arquitect√≥nicos que hacen de √©ste un lugar esencial en el mapa de Helsinki. En el momento en que est√°bamos, cuando la penumbra se antepon√≠a a toda luz natural, hab√≠a multitud de gente en el centro de dicha plaza haciendo patinaje sobre hielo sobre una pista, que al parecer, tienen montada durante el invierno. All√≠ jugueteaban los patinadores ‚Äúamateurs‚ÄĚ y otros m√°s profesionales. Los padres ense√Īan a sus hijos desde bien peque√Īos esta interesante modalidad art√≠stica y no hay edad para empezar a aprender.

La calle Aleksanterinkatu es la m√°s comercial de Helsinki. Para los madrile√Īos ser√≠a como la Calle Preciados, pero en vez de El Corte Ingl√©s, hay un Stockman. Y en vez de muchedumbre, hay tranquilidad y sosiego... Me gusta la sociedad finlandesa!!
Era un placer ver tambi√©n a los que ‚Äúm√°s saben‚ÄĚ de Patinaje Art√≠stico, que deleitaban al personal con piruetas y acrobacias sobre el hielo. Y para ser un poquito malos, tambi√©n es un placer y un divertimento a√Īadido observar c√≥mo se la pegan algun@s sobre el duro y fr√≠o suelo. Hay ca√≠das memorables y dignas de carcajada y comentario jocoso.

Por ser festivo, adem√°s, hab√≠a un escenario con una banda tocando todo tipo de m√ļsica ambiental. A esa hora tocaba algo de jazz que amenizaba la velada a paseantes y patinadores. All√≠ mismo nos encontramos a una gallega que viv√≠a en Helsinki desde hace a√Īos y que nos dijo que la temperatura que estaba haciendo superaba todo lo normal. A esas alturas de la pel√≠cula deb√≠an estar a bajo cero y no a ocho grados como est√°bamos. Pero como he dicho en m√°s de una ocasi√≥n ‚Äúcosas del calentamiento global‚Ä̂Ķ

 

En Rautatientori, además de la Estación y del centro comercial adyacente, hay dos edificios que quedan uno en frente del otro, que le dan a la Plaza un toque de elegancia y distinción más que notable.

Los tres herreros, entre Mannerheimintie y los Almacenes Stockmann
Estoy hablando del ATENEUM y del TEATRO NACIONAL. La Estación de Ferrocarril es un caso aparte que también conviene dedicarle unas palabras, ya que bien lo merece:

 

  • Ateneum: Edificio de 1897 que alberga el Museo Nacional de Arte de Finlandia, contenedor de obras de arte pict√≥ricas y escult√≥ricas desde el Siglo XVIII hasta los a√Īos cincuenta. Est√° abierto de martes a domingo con precios que pasan por los 5,50 euros (general), los 4 euros a estudiantes y la gratuidad los mi√©rcoles de 17:00 a 20:00 horas. Quiz√° su obra estrella es la m√≠tica escultura cuyo nombre es ‚ÄúEl Pensador‚ÄĚ de Auguste Rodin, aunque no faltan ejemplos pict√≥ricos de maestros como Van Gogh, Edvard Munch o uno de mis favoritos, Tolouse-Lautrec.
    El parque Esplanadi es uno de los lugares más importantes de Helsinki. En verano aquí se reunen cientos de ciudadanos y turistas. Las calles que la rodean son quizás las de mayor nivel adquisitivo, a la vista de sus restaurantes y comercios.
    De todas maneras la mayor parte de la colecci√≥n pertenece a artistas fineses de los tres √ļltimos siglos. Yo no tuve la oportunidad de entrar, pero s√≠ de deleitarme con su fachada que se impone en toda la Plaza.
  • Teatro Nacional (Suomen Kansallisteatteri): De 1902, fue constru√≠do por Ovni Tarjanne tras ganar un concurso. Con capacidad para algo m√°s de mil personas llama la atenci√≥n por ser uno de los edificios m√°s bellos de toda la ciudad. Sus tejados rojos y sus ventanales de distintas formas son la impronta de este adalid de la cultura finlandesa. Tanto √©ste como el Ateneum no pasan desapercibidos para los visitantes, al igual que la Gran Estaci√≥n.
  • Estaci√≥n de Ferrocarriles de Helsinki: Reconocible no s√≥lo por su aspecto fr√≠o, sino por ser una de las construcciones m√°s puramente sovi√©ticas que posee Helsinki.
    Bonita calle de Helsinki que lleva a la Iglesia Antigua
    A pesar de formar parte de la ‚ÄúArquitectura finlandesa‚ÄĚ son obvias las similitudes a la est√©tica rusa, tal y como se puede ver en las cuatro estatuas de la puerta que con firmeza parecen sostener el mundo en sus manos. Tambi√©n es destacable la alta y regia torre del Reloj, que se asoma por todas y cada una de las panor√°micas que podamos tener de la capital finlandesa. Para los que vay√°is a coger alg√ļn tren, deciros que es bastante manejable y en su interior se ubican un par de cervecer√≠as de gran tama√Īo en el que la espera puede ser del todo placentera. Recordad que la p√°gina web de los Ferrocarriles finlandesas es http://www.vr.fi, y que es posible comprar los billetes online.
    Dos buenos amigos que por esta foto son casi atropellados
    Nosotros así lo hicimos, por lo que nuestra estancia en dicho lugar fue durante la media hora previa a nuestro tren a Tampere, que posteriormente enlazaría con otro directo a Rovaniemi, capital de Laponia.

 

Durante las horas que precedieron a nuestra marcha de la ciudad, volvimos al albergue, pero dando un rodeo que nos llev√≥ casi una hora, ya que de nuevo nos presentamos en la Plaza del Senado, para probar suerte y tratar de entrar a la Catedral Luterana. Esta vez s√≠ que hubo fortuna y penetramos tras sus lisas paredes para contemplar su blanqu√≠simo y austero interior en el que tan s√≥lo destacan las estatuas de Lutero y otros dos personajes importantes en el protestantismo pero cuyo nombre no recuerdo y que de seguro son de inter√©s cero para vosotros. Tambi√©n dejan a la vista un par de facs√≠miles (copias exactas) de incunables (Libros impresos hasta 1499 incluido), siendo el ‚ÄúMissale Aboense‚ÄĚ el m√°s destacado, por ser el primer libro impreso que lleg√≥ a Finlandia.

Esta imagen pod√≠a haber sido obtenida en Rusia, ¬Ņverdad? La Estatua ecuestre de Mannerheim y el Parlamento son esos claros ejemplos de influencia sovi√©tica sobre Finlandia.

Pero lo dicho, por dentro no es muy allá, siendo más destacable el interior de la otra catedral de la ciudad, la ya mencionada Uspenski ortodoxa. Hay que comentar que los templos protestantes se rigen por la frugalidad decorativa y austeridad más absoluta. Esto se debe a que una de las causas de su separación de la Iglesia Católica radicaba en el exceso de gastos que generaban las construcciones religiosas. Y hay que predicar con el ejemplo…

Nos metimos por uno de los laterales de la Plaza y fuimos a parar a la calle donde se erige la monumental ‚ÄúC√°mara de Comercio de Finlandia‚ÄĚ, que no queda a la zaga a los edificios colindantes, y que recarga a√ļn m√°s sus muros exteriores. De ah√≠ fuimos a parar a otra parte del puerto desde donde tranquilamente accedimos al islote Katajanokka, lugar en el que sab√©is que se encuentra el Eurohostel donde a esas horas estar√≠a mi equipaje.

El Parlamento, ese gran mamotreto que impone a sus visitantes..
Como yo no iba a estar tranquilo hasta que lo viera, marchamos hacia all√≠, no sin antes ver los edificios de la marina y el peque√Īo paseo que da al B√°ltico en el que hay ‚Äúuna mina‚ÄĚ de esas que hac√≠an explotar los barcos (obviamente desactivada).

Cuando quisimos entrar a nuestro albergue la noche estaba absolutamente cerrada y eso que apenas se hab√≠an cumplido las cuatro de la tarde. Afortunadamente mi maleta estaba all√≠ y definitivamente se cerr√≥ un episodio que jam√°s debi√≥ haber ocurrido. As√≠ que, sin el susto en el cuerpo, me tom√© un chocolatito caliente y me abrigu√© algo m√°s de lo que estaba en ese momento. Sobre todo agradec√≠ la ‚Äúbraga‚ÄĚ para el cuello y el gorro de lana para cubrir la cabeza y mis ‚Äúorejotas‚ÄĚ que estaban fr√≠as de verdad. La salida a la calle, con m√°s viento que antes, no supuso estragos gracias a los nuevos medios anti-invierno que tanto Juli como yo nos hab√≠amos puesto.
Estatua de Kallio y al fondo el precioso Museo Nacional de Finlandia, el cual pensamos en un principio que era un iglesia

 

El ‚Äúultimo paseo‚ÄĚ del d√≠a por Helsinki fue tan interesante como inesperado ya que en lo que fue un incipiente rodeo de la bocanada de mar que se mete hasta la zona norte, acab√≥ siendo una larga caminata que nos subi√≥ hasta el Estadio Ol√≠mpico (1952) y la √≥pera finlandesa. Pero lo mejor estuvo antes, ya que cruzamos una especie de parque en el que afloran las construcciones de tipo colonial de madera, que forman parte de las residencias privadas de la sociedad finlandesa m√°s pudiente de finales del XIX. Hay algunas casas que son aut√©nticas mansiones entre las v√≠as del tren y las g√©lidas aguas del mar. Una de ellas es un calco exacto del Motel que Norman Bates regent√≥ en la pel√≠cula Psicosis (obviamente la de Helsinki no es la copia). Hay otra que en su d√≠a debi√≥ ser lugar de reuni√≥n de literatos finlandeses, y que actualmente posee una valios√≠sima biblioteca en su interior.

Dando el preg√≥n de las Fiestas de Helsinki.. "Me llena de orgullo y satisfacci√≥n..." (Derechos de autor al Rey de Espa√Īa)
Pero no son las √ļnicas, por lo que recomiendo pasear por all√≠ si vais con tiempo.

 

Fue un gustazo ir por all√≠ charlando Juli√°n y yo del todo y la nada, como siempre. De lo m√°s trivial a lo m√°s trascendental sin soluci√≥n de continuidad. Eso es lo bueno de ir con ‚Äúamigos de verdad‚ÄĚ que no s√≥lo est√°n para salir de fiesta o ver un partido de f√ļtbol. ¬ŅHab√©is pensado cu√°nta gente conoc√©is fuera de vuestra familia cercana que est√° siempre que lo necesit√°is y que siempre os van a escuchar pase lo que pase? Sobran los dedos de una mano, ¬Ņverdad?

 

A pesar de que nuestro tiempo se iba cumpliendo para volver, decidimos tirar hasta el Estadio Olímpico y allí dar la vuelta.

El edificio de la C√°mara de Comercio de Helsinki es digno de todos los elogios.
Esta zona est√° muy al norte de la ciudad, y fue una de las razones por las que no escogimos alojarnos en su albergue (Stadion Hostel), adem√°s de que dicho lugar tiene ‚Äútoque de queda‚ÄĚ de tres a siete de la ma√Īana. A su favor dejo la posibilidad de trasladarse en Tranv√≠a al centro en Helsinki y‚Ķ bueno, no opino de sus instalaciones porque no tuve la fortuna de verlas. Aqu√≠ os dejo su web (http://www.stadionhostel.fi/) por si os decid√≠s a reservar habitaci√≥n en otro de los lugares ‚Äúecon√≥micos‚ÄĚ de la ciudad.

 

Volviendo al nuestro albergue para recoger el equipaje y presentarnos en la Estación de Trenes nos encontramos con el inicio de las celebraciones nocturnas por el Día de la Independencia de Finlandia.

FINLANDIA IS DIFFERENT!!
Multitud de gente joven en traje azul y gorras de marinero recorrieron las calles del centro ondeando sus banderas con orgullo y pasi√≥n. Otros sosten√≠an grandes velas, e incluso antorchas que puntilleaban de luz el negro cielo Helsinki. Y en las proximidades del Palacio Presidencial se estaba preparando una comitiva de altos dignatarios finlandeses encabezado por el Presidente, por lo que rodeamos m√°s de lo previsto. Todo era blanco y azul. Al contrario que aqu√≠ en Espa√Īa, el portar orgulloso la bandera de su pa√≠s no trae tantos problemas. Le gente disfruta engalanando sus ciudades con los estandartes y s√≠mbolos nacionales sin que les tachen de lo que no son. Pero bueno, es cuesti√≥n de educaci√≥n y de no llevar las cosas a la tremenda.

 

Una vez llegamos al albergue dejamos reservada una habitación para la noche del sábado en que volveríamos a la ciudad, en esta ocasión para disfrutar un rato de su marcha nocturna tan comentada por algunos foros.

He aquí dos AMIGOS
Me di cuenta que con el carnet de estudiante ISIC te hacen un descuento de 4 euros aproximadamente, por lo que no os olvidéis de ella si os queréis hospedar aquí. Todo es poco para ahorrar…y más en Finlandia.

 

Del Eurohostel a la Estaci√≥n cogimos el Tranv√≠a 4, que sube toda Katajanokka, cruza por entero Aleksanterinkatu y subiendo en parte Mannerheim nos dej√≥ de nuevo en la Plaza de la Estaci√≥n donde durante el tiempo que esperamos nos tomamos algo en un pub que nada m√°s entrar en el que hay que subir unas escaleras. All√≠ vimos proyectado el pasamanos que estaban haciendo el Presidente de Finlandia y Se√Īora a todos y cada uno de los invitados a la magna cena con motivo de la Festividad Nacional.
A las ocho y cinco de la tarde salió puntual nuestro tren dirección Tampere, donde en un par de horas nos esperaba el Santa Claus Express (aquí el culto a Papá Noel está hasta en la sopa) que durante la noche atravesaría de sur a norte el país nórdico hasta dejarnos en Rovaniemi, en la preciosa región de Laponia.

La Catedral luterana por la noche, durante los actos festivos del Día de la Independencia

 

El primer tren a Tampere se nos pas√≥ rapid√≠simo. Poca gente m√°s aparte de nosotros iba subida en el vag√≥n y el tiempo lo aprovechamos en hablar, en hacernos con sus peque√Īas almohadas (que bien nos vendr√≠an) y en tratar de que nuestros ‚Äúdoloridos pies‚ÄĚ reposaran un rato sin botas o zapatos. Hab√≠amos hecho bastantes kil√≥metros durante todo el d√≠a y est√°bamos reventados. Yo, como suelo hacer en los viajes, me puse trascendental hablando de lo afortunados que √©ramos de poder acometer unas vacaciones as√≠, breves pero intensas. Est√°bamos ‚Äúal otro lado‚ÄĚ de Europa, alejados miles de kil√≥metros de nuestras casas. Y, a excepci√≥n del susto con la maleta, est√°bamos disfrutando de nuestra estancia en Finlandia. Tambi√©n √©ramos conscientes de que nuestra aventura no hab√≠a hecho m√°s que empezar.

Tren nocturno a Rovaniemi. Rumbo a Laponia!!
Laponia era nuestro prop√≥sito, o m√°s bien, nuestro reto particular. Nunca hab√≠amos tenido la posibilidad de ver ‚Äúnieve a lo bestia‚ÄĚ y est√°bamos a las puertas (si el dichoso tiempo no lo imped√≠a) de ser testigos de esas escenas navide√Īas de los cuentos y pel√≠culas. S√≥lo unas horas nos separaban de una de las regiones m√°s lejanas de Europa, donde la nieve hace de alfombra y campan los renos y alces por los frondosos bosques. As√≠ que para que el tiempo pasara lo antes posible tratamos de quedarnos dormidos, aunque antes nos hicimos una improvisada cena en el segundo tren (Tampere-Rovaniemi) consistente en lomo ib√©rico y chorizo en pan de s√°ndwich que hab√≠amos llevado con nosotros.

 

La noche fue haciendo su trabajo y nos fue trasladando al mundo de los sue√Īos, sin prisa pero sin pausa. Lentamente nos fuimos dejando llevar hasta que la imagen se ceg√≥ y el traqueteo del tren fue disminuyendo progresivamente su sonoridad. Laponia y su magia estaban a un paso, o mejor dicho, a un abrir y cerrar de ojos‚Ķ


 

ninnu says:
:) fun to read about my home town, and well written! (at least the parts I understood :P)
Posted on: Jul 06, 2007
dodge says:
Wow, seems to be a good trip. Eventhough I don't understand (sorry for that). Like seeing your trav pics. Look forward for your next.

Dodge
Posted on: Dec 18, 2006
Join TravBuddy to leave comments, meet new friends and share travel tips!
Juli√°n y yo en la habitaci√≥n del…
Juli√°n y yo en la habitaci√≥n de…
Katajanokka, el islote que no s√≥l…
Katajanokka, el islote que no s√≥…
La oscuridad de la ma√Īana en Hels…
La oscuridad de la ma√Īana en Hel…
La Catedral Ortodoxa de Uspenski e…
La Catedral Ortodoxa de Uspenski …
La Catedral de Uspenski se sit√ļa …
La Catedral de Uspenski se sit√ļa…
Preciosa panor√°mica del casco his…
Preciosa panor√°mica del casco hi…
El viento y la oscuridad no dejaba…
El viento y la oscuridad no dejab…
Ese Juli√°n de moda, que a pesar d…
Ese Juli√°n de moda, que a pesar …
Bonita foto una vez m√°s de la Cat…
Bonita foto una vez m√°s de la Ca…
En la Plaza del Mercado normalment…
En la Plaza del Mercado normalmen…
Alrededor de la Plaza del Mercado …
Alrededor de la Plaza del Mercado…
Ah√≠ est√° el estilo Neocl√°sico a…
Ah√≠ est√° el estilo Neocl√°sico …
El Mercado Viejo.
El Mercado Viejo.
Extra√Īas tortugas de ¬Ņ¬Ņdecoraci…
Extra√Īas tortugas de ¬Ņ¬Ņdecorac…
El fr√≠o viento me calaba los hues…
El fr√≠o viento me calaba los hue…
La Estatua de la Sirena Havis Aman…
La Estatua de la Sirena Havis Ama…
Ese Juli abrazando a una foca. Esp…
Ese Juli abrazando a una foca. Es…
Boca a boca con la foca
Boca a boca con la foca
Aqu√≠ vemos a Juli√°n otra vez en …
Aqu√≠ vemos a Juli√°n otra vez en…
Bonita calle
Bonita calle
Bonita foto de la Catedral Luteran…
Bonita foto de la Catedral Lutera…
Original y genuina cabina telef√≥n…
Original y genuina cabina telef√≥…
La Catedral Luterana y la Estatua …
La Catedral Luterana y la Estatua…
Aqu√≠ me ten√©is con la Catedral L…
Aqu√≠ me ten√©is con la Catedral …
Uno de los edificios neocl√°sicos …
Uno de los edificios neocl√°sicos…
Una japonesita nos hizo esta foto.…
Una japonesita nos hizo esta foto…
Sentado en la Escalinata tal como …
Sentado en la Escalinata tal como…
La calle Aleksanterinkatu es la m√…
La calle Aleksanterinkatu es la m…
Los tres herreros, entre Mannerhei…
Los tres herreros, entre Mannerhe…
El parque Esplanadi es uno de los …
El parque Esplanadi es uno de los…
Bonita calle de Helsinki que lleva…
Bonita calle de Helsinki que llev…
Dos buenos amigos que por esta fot…
Dos buenos amigos que por esta fo…
Esta imagen pod√≠a haber sido obte…
Esta imagen pod√≠a haber sido obt…
El Parlamento, ese gran mamotreto …
El Parlamento, ese gran mamotreto…
Estatua de Kallio y al fondo el pr…
Estatua de Kallio y al fondo el p…
Dando el preg√≥n de las Fiestas de…
Dando el preg√≥n de las Fiestas d…
El edificio de la C√°mara de Comer…
El edificio de la C√°mara de Come…
FINLANDIA IS DIFFERENT!!
FINLANDIA IS DIFFERENT!!
He aquí dos AMIGOS
He aquí dos AMIGOS
La Catedral luterana por la noche,…
La Catedral luterana por la noche…
Tren nocturno a Rovaniemi. Rumbo a…
Tren nocturno a Rovaniemi. Rumbo …
Helsinki
photo by: portia