De Madrid a Estambul (Turquía)

Madrid Travel Blog

 › entry 1 of 31 › view all entries
Chema y yo en la llegada a Munich donde haríamos escala.

 

Tras varios meses de costosos y ajetreados preparativos por fín iba a dar comienzo el Viaje a Oriente Medio y Los Balcanes. Cinco éramos las personas que nos íbamos a embarcar en esta nueva aventura. Chema, Pilar, Alicia, Carlos (Kalipo) y yo. Dos parejitas (Chema & Pili, Kalipo & Ali) y un soltero (oui, c´est moi) que repetiríamos otro mes inolvidable. Con Carlos y Chema había hecho un Interrail en 2001y el Transiberiano el año anterior (2005).

Pilar en el Aeropuerto de Munich con un MARCA en la mano y con la tele detrás echando el Alemania-Argentina.
Con las chicas sólo había compartido viaje en este último. En resumen, todos nos conocíamos perfectamente y nos veíamos totalmente preparados para hacer un nuevo itinerario, algo discutido por nuestra familia y amigos, debido a la ya consabida peligrosidad en Oriente Medio. La situación no era la mejor posible, ya que Israel, uno de nuestros objetivos, había reanudado su eterna guerra contra Palestina y estaba sitiando Gaza en la llamada Operación militar "Espada de Gilad", consistente en recuperar a un soldado secuestrado por Hamas a mediados de junio. Aún así, no perdimos la ilusión por el viaje.

Obviamente llevábamos un plan establecido previamente (Pincha aquí si quieres verlo).

Avión con motivo mundialista en el "morro" que nos llevaría a Estambul.
La idea era cruzar Turquía viendo Estambul y Capadocia para entrar a Siria. En la ciudad de Aleppo, un conductor de Mosaic Travel que habíamos contratado por internet, nos esperaría para hacer un recorrido propuesto por nosotros que nos llevaría a los lugares más importantes de la propia Siria, Líbano y Jordania. Desde ésta última cruzaríamos a Israel para poder ver Jerusalén y Tel Aviv, desde donde un avión nos llevaría de nuevo a Estambul. Una vez allí, Chema y Pilar se volverían a Madrid el 23 de julio para trabajar, y Kalipo, Ali y yo cogeríamos un tren a Belgrado para ver alguna que otra ciudad de la Antigua Yugoslavia. El día 30 de julio teníamos que coger un avión desde Milan que nos llevara de vuelta a Madrid.

Como comprobaréis más tarde, los planes se trastocaron un poco, y sobre todo al final se varió la ruta establecida.

Chema, Ali, Pilar y yo a la entrada del Nobel Guest House, más conocido como el "Ponzoña Hotel" y que alberga al ser más tóxico de todos los tiempos..
La delicada situación en Oriente Medio tuvo la culpa de que nos separáramos antes de lo previsto. Pero para llegar a ese punto, aún queda mucho...

El día 30 de junio de 2006 me fui directo al trabajo, ya que el avión saldría a las tres y media de la tarde. Mi mochila ya estaba en el Aeropuerto de Barajas y tan solo tenía que coger un taxi a la una para presentarme allí en un momento. Carlos y Alicia habían partido por la mañana directos a Estambul. Chema, Pilar y yo, por trabajo, debíamos salir algo más tarde. Nos encontraríamos en la ciudad turca por la noche en un hotel que habíamos reservado por internet.

Tras dejar el trabajo finiquitado hasta el mes de agosto, un taxi me dejó en Barajas, donde ya me encontré con Chema. Pilar tardó algo más ya que venía de más lejos y a mí casi me da un ataque de nervios porque a falta de una hora para que saliera el avión aún no habíamos facturado.

Habitación del Nobel Guest House. Ahí estamos Ali (cargando el móvil), Kalipo (fijáos donde tiene los pantalones) y yo (extirándome para no variar).
Me supuse una mala pasada del maravilloso metro de Madrid. Afortunadamente todo quedó en un simple retraso y nuestro avión de Lufthansa salió muy puntual a las 15:30. Dos horas y pico más tarde hizo escala en Munich, donde cogeríamos otro que nos dejaría de noche en Estambul. De nuestra escala en Munich recuerdo que la gente estaba como loca viendo el partido de cuartos de final del Mundial, Alemania-Argentina. Empate a uno y victoria alemana por penaltys.

El avión a Estambul también fue puntual, y a pesar de las odiosas turbulencias que tanto nos hicieron sudar, llegamos a nuestro destino a las once de la noche (hora turca) aproximadamente. Tras recoger las maletas sanas y salvas, y sacarnos los visados (10 euros cada uno) buscamos un taxi a la salida que nos llevaría al Hotel, de nombre "Nobel Guest House" en pleno casco histórico de la ciudad, Sultanahmet, donde se encuentran tanto la Mezquita Azul como Santa Sofía.

Baño tóxico del hotel. A la derecha, invasor en el váter que no se iba por nada. A la izquierda, en la ducha, el ser más tóxico bautizado como "Protozoo". Tened cuidado chicos, si alguna vez véis alguno, llamad a LOS CAZAFANTASMAS.
El recorrido en taxi no duró más de media hora, pero me hizo notar cambios en la ciudad, ya que había estado cinco años antes con los compañeros de la Universidad. Sobre todo noté más luz y más modernidad, tanto en la carretera como en los edificios.

El taxi nos dejó en la puerta del hotel, no sin antes preguntar varias veces, y nos cobró unos once euros aproximadamente. Nada más bajarnos y sentir el gran calor que hacía esa noche, oímos a Ali saludarnos efusivamente desde la ventana de la tercera planta del...vamos a llamarlo..hotel. Una entrada de minúsculas dimensiones hacía de recepción, donde dos turcos veían el resumen del Italia-Ucrania por TV. Alicia ya había bajado velozmente desde la habitación para saludarnos. Los que no la conozcáis, os diré de ella que es una de las personas más alegres y cariñosas que conozco. Su novio Carlos tiene mucha suerte de estar con esta chica tan risueña y con tan buen corazón.

He aquí el Protozoo. ¿Es un condón? ¿Es celofán contaminado? ¿Es una ameba gigante? ¿Es una mierda andante? CSI lo está analizando en su laboratorio de Miami.

Ya os iré hablando de los demás, aunque imagino que lo que más os interesa es saber algo sobre los lugares que veríamos durante estos intensos y largos 31días.

Cuando vi la habitación en la que estaba Carlos esperándonos no supe si reir o llorar. Bueno, más que la habitación, el baño, que estaba fuera. Un plato de ducha, un váter y un lavabo de lo más ponzoñoso y sucio que os podáis imaginar. Así debían ser las letrinas de los Campos de concentración nazis. El váter tenía un amigo en su interior que no se iba por más que tiraras de la cadena, y el plato de ducha tenía un Objeto Flotante No Identificado al que bautizamos con el nombre de Protozoo, porque aparte de su apariencia viscosa, daba la sensación de que podía moverse por sí mismo gracias a la cantidad de bacterias y microorganismos que debía tener. Nunca adivinamos lo que podía ser, pero nos dió suficiente asco para no tocar la ducha ese día (ni el siguiente claro).

La Mezquita Azul a la noche. Pena los andamios que lleva en el lateral, pero no empequeñecen en absoluto la majestuosidad del templo.
Estos son los peros que tiene el ser viajero independiente. Si quieres ahorrar, muchas veces te encontrarás estas cosas. Y yo, al igual que mucha gente, lo que peor llevo es un baño sucio. ¿Se superaría la toxicidad de los baños mongoles y chinos? Todo era posible...

Afortunadamente no tardamos en salir de ahí y fuimos a dar una pequeña vuelta por la zona de Sultanahmet para alegrarnos la vista con los dos mejores monumentos de la ciudad, La Mezquita Azul y Santa Sofía. Chema comenzó su incansable actividad fotográfica. Y es que empezó fuerte con el tema de las fotos.. y con la comida. Un kebab para saciar el apetito sirvió como apertura oficial de la gastronomía que nos iba a esperar durante semanas. La verdad es que estaba bueno.. Y es que hay que reconocer que en Turquía se come muy pero que muy bien. Tras el paseíto nos subimos a acostar pronto, ya que estábamos cansados del viaje y el día siguiente sería ajetreado.

Esta es la Portada del Diario del Viaje Oriente Medio y los Balcanes para mi web EL RINCÓN DE SELE (http://elrincondesele.spaces.live.com). Corresponde a un atardecer en la ciudad bosnia de Mostar.
Así pues nos tumbamos en las camas, y tras echarnos unas risas sobre el protozoo que albergábamos en el baño, sobre la suciedad de las paredes, y sobre la esperpenticidad de la habitación, nos dormimos. Yo, que no tengo un sueño demasiado fácil, me enteré de ronquidos ajenos y del cantar del almuedín de la Mezquita Azul a las cuatro y media de la mañana, llamando a los fieles a orar. La verdad que la primera vez que los escuchas impresiona. Y personalmente pienso que emociona. Incluso te das cuenta de que no está tan lejos del cante flamenco. Y es que España y el mundo musulmán han estado mezclados durante muchos siglos. Algo se tenía que pegar, ¿no?. Bueno, a dormir, que mañana será otro día...

José Miguel Redondo (Sele)
El Rincón de Sele

sam-84 says:
Hola fascinante tu recorrido, mira como idea para condensar esta valiosa informacion esta recogerlo a atraves de las historia digitales, una muestra en esta link

viajes medio oriente
Posted on: Nov 04, 2008
fabricciocartone says:
Joder macho, que coñero el hotel ese. Todavía me estoy descojonando de la foto del protozoo.
Posted on: Jan 28, 2008
almacorona says:
Muy interesante tu realto, tienes buena pinta de escritor!
Posted on: Nov 23, 2007
Join TravBuddy to leave comments, meet new friends and share travel tips!
Chema y yo en la llegada a Munich …
Chema y yo en la llegada a Munich…
Pilar en el Aeropuerto de Munich c…
Pilar en el Aeropuerto de Munich …
Avión con motivo mundialista en e…
Avión con motivo mundialista en …
Chema, Ali, Pilar y yo a la entrad…
Chema, Ali, Pilar y yo a la entra…
Habitación del Nobel Guest House.…
Habitación del Nobel Guest House…
Baño tóxico del hotel. A la dere…
Baño tóxico del hotel. A la der…
He aquí el Protozoo. ¿Es un cond…
He aquí el Protozoo. ¿Es un con…
La Mezquita Azul a la noche. Pena …
La Mezquita Azul a la noche. Pena…
Esta es la Portada del Diario del …
Esta es la Portada del Diario del…
Y este es el banner de dicho viaje…
Y este es el banner de dicho viaj…
Madrid
photo by: vulindlela